top of page
Buscar

Preserverancia y disciplina

🤓 Casi siempre que hablo de disciplina veo que termina estando asociada a una forma rígida de comportamiento. Como si fuera un antónimo de espontaneidad o libertad. Cuando la gente aplica disciplina suele hacerlo por imposición, porque hay que hacerlo. En ese sentido no me gusta esta palabra, pero me encanta la disciplina en sí, porque sé que es una aliada para desarrollarse y transformarse. La disciplina debería estar acompañada con las ganas de hacer algo, con una emoción positiva, genuina, que surja desde adentro y que sea el motor para querer hacer las cosas. Y cuando esa emoción no arda con tanta fuerza, que la disciplina mantenga el impulso porque sabemos que es algo que queremos realizar.

💥 Esto también se aplica a las mentalizaciones. Uno mentaliza porque se identifica con algo, lo quiere y quiere concretarlo. Y para llevarlo a cabo surgen varios desafíos que pueden dejarnos a mitad de camino. Tener disciplina es sinónimo de querer cambiar, querer hacer, querer mejorar. Que desafíos como el tiempo, las ganas, cualquier inestabilidad, no sean motivos suficientes para no hacer las cosas.

🤩 Hace diferencia contar con un contexto que te ayude a mantenerte enfocado y que te genere predisposición a realizar. Realizar porque querés, no porque sientas que debés. En mi caso, esto es nuestra práctica completa.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Relax

Comments


bottom of page