Buscar

Para hacer la experiencia

Te pasó de estar sentadx en un bar y abstraerte totalmente de lo que estaba pasando a tu alrededor? ¿De estar tan metidx en lo que estabas haciendo que recién cuando frenaste eso y levantaste la cabeza te diste cuenta del mundo que esta aconteciendo al lado tuyo? 🤔

Dentro de nuestro cuerpo eso pasa todo el tiempo. Imaginemoslo como una máquina, un conjunto de varios receptores que llevan la información a la base central y desde allí se decide a qué input dejar en ON 🍏 y a cuál en OFF 🍎 … Imaginemos si todo el tiempo estuviéramos acompañando el ritmo de nuestro corazón, si escucháramos el sonido al tragar o el del mínimo roce de alguna parte del cuerpo sobre otra, del contacto con la propia ropa… El cerebro 🧠, de manera casi automática, decide a qué ponerle foco 🔍 y qué otras cosas dejar en segundo plano. Esto ocurre porque demandaría demasiada energía🔋 estar alerta a todo, todo el tiempo.


Te proponemos entrenar esto que hace el cerebro de manera automática, pero probando hacerlo a conciencia y con un propósito .

Una manera sería recorrer los sentidos que llamamos externos, aquellos que nos conectan con el mundo. Empezá por “silenciarlos” 🔇 y observá 👀 qué ocurre en ese silencio. Podés comenzar por cerrar los ojos, ahí los otros sentidos se van a agudizar; dejá que los sonidos del entorno fluyan, como si no pudiesen penetrar tu oído, empezá a relajar el cuerpo, dejando de lado el tacto y las sensaciones del peso y tensión de tus propios músculos. Esta abstracción de los sentidos puede ser uno de los primeros pasos para luego darle lugar y dejar en ON al input que quieras, ya sea externo o interno.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo