top of page
Buscar

Conciencia y movimiento

🦜 Casi nunca ves un pájaro en el aire/ recapacitar, virar, hacia atrás. Este poema lo escribió Judith Herzberg, poeta nacida en Amsterdam, en el año ‘34. Cuando me estiré a buscar su antología, Todo lo que es pensable, tiré todo. No me bajé de la banqueta, me agarré de la mesa alta, donde estaban el mate, la pava, libros, papeles y me balanceé hacia el costado, como si fuese una rama y yo una mona esta mañana de otoño. La rama por suerte me sostuvo pero con el brazo con que trataba de llegar al libro que estaba en el estante más bajo de la biblioteca tiré papeles, una libretita y otras cosas que finalmente –cuando termine de escribir este texto– voy a tener que agarrar para poner en su lugar. Descartada la idea de un nuevo balanceo para llegar a algo más lejano aún que el estante con el libro de Herzberg.

🐚 Volviendo al asunto , de esta poeta que hoy tiene 89 años, muy poco traducida al castellano pero muy querida en sus pagos por gente de todas las edades, condensa nuestro tema de hoy. Algo del rango de lo impecable en el movimiento, de la conciencia al desplazarnos, de lo insonoro, de la precisión, pero un tipo de precisión sin tensión, sin dureza y que contiene la posibilidad del derrame, sí, justamente: la contiene, pero no sucede. No se caen los papeles y otros asuntos de arriba de la mesa para que, no habiendo ahorrado en nada, me tenga que bajar finalmente y ordenar lo que tiré.

🪺 El poema –además de la idea de precisión– nos trae algo de la certeza, la certeza en la dirección del movimiento del pájaro: no va y viene porque se olvidó de dejar una ramita en el nido o porque no recuerda si les dio de comer a todos los pichones o porque será que hice lo que creo que hice o no lo habré hecho mejor vuelvo y me fijo ah sí lo había hecho.

🚶🏾‍♀️La conciencia en el movimiento, al desplazarnos, tampoco implica que no deambulemos; puede que estemos paseando, puede que el rumbo sea indefinido, pero la indefinición no es siempre duda, a veces es juego, a veces es un momento previo a la certeza que no implica duda, solo no saber aún.

🧗🏿‍♂️El libro Manual de supervivencia, sobre el cineasta alemán Werner Herzog, trae un bello texto del alpinista Reinhold Messner: al caminar, al trepar, se tiene la impresión de estar dibujando líneas en inmensos rostros de piedra. Me pregunto qué tipo de trazado dejamos con nuestros movimientos y andar. Hay días en que, si mis movimientos fueran dejando una línea de tinta, hacia la noche se vería un inmenso manchón indefinido, pero hay días en que sin lugar a dudas habría un dibujo, de esos que si mirás con atención te invitan a descubrir cosas inimaginadas. Se trata en parte de eso: con qué pulso, con qué sensibilidad, con qué creatividad o minimalismo queremos impregnar el trazo que deja nuestro cuerpo en aquello con lo que nos relacionamos.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page