Buscar

Atenuar las certezas

Ursula Kroeber Le Guin es la escritora más joven del mundo. Y lo es porque la infancia no es un momento que se supera, no es un lapso de tiempo orgánico donde no se sabe o no se puede. No. La infancia es una disposición al asombro y la búsqueda, una apertura a lo que todavía no y el deseo de experimentar este mundo. La infancia es un territorio potente y desafiante, donde la afirmación desestabiliza y la pregunta no tiene respuesta, a menos que se realice un intenso ejercicio de imaginación.


Este texto, de Natalia Ortiz Maldonado, forma parte del prólogo de un libro hermoso que recopila textos de Ursula Kroeber Le Guin, llamado Las chicas salvajes (título de uno de sus cuentos).


Pensaba en los momentos de infancia, de disposición al asombro y la búsqueda, una apertura a lo que todavía no y el deseo de experimentar este mundo.


Miro entonces la línea cronológica de mi vida, ese trazado, esa sucesión de días que me llevan desde la gestación hasta el día de hoy, 27 de junio de 2022, y veo esos puntos brillantes en que la línea se zarandea, refulge y se baraja de nuevo.


Miro las entrelíneas, lo cotidiano, y veo también esos momentos vitales donde la afirmación desestabiliza y la pregunta no tiene respuesta.


Me miro y me pregunto por qué traigo todo esto, e íntimamente me respondo dos cosas: porque creo profundamente en esa manera de acercarse a la vida, y porque si no fuese por esa predisposición de ciertos momentos a la incerteza y la no respuesta, no habría visto lo que está en los márgenes y que hoy me constituye: otras maneras de construir familia y hacer linaje, otras maneras de relacionarse con las personas y los seres; formas distintas de alimentarse, compartir, habitar; otras maneras de vincularse con el cuerpo, la respiración, las emociones, el pensamiento. Otras formas de habitar este mundo.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Pausa